Homo Damnatus

Mira a esos animales antes de que la luz se apague
Mira a esos nuevos seres sensibles, dotados de emociones
A su vez, hablan como seres vivos
Para decirte que somos todos de la misma especie
Su desaparición debida a nuestra evolución ciega
Desequilibra la cadena hasta que se rompa
Provocando en su caída tu propia destrucción

 

Las relaciones entre los seres humanos y animales son una constante de la vida en la tierra y son caracterizadas por su diversidad, su complejidad y también su complementariedad.

Cuando más veo los animales, más les encuentro características del  comportamiento y/o de la morfología humana. Si lo pensamos bien, monos, lagartos, aves, humanos, somos todos los descendientes de la misma especie. Más cercanos de los monos, compartimos hasta 99% de nuestro código genético con chimpancés.

Nuestro orgullo nos empuja a creer que somos superiores a las otras especies. El humano siempre se ha colocado en el centro del universo. La dominación que tiene sobre su ámbito a crecido hasta el exceso.

Descubrimos probablemente por primera vez que la actividad humana no solo es generadora de beneficios y crecimientos para el humano y su ámbito, sino que tiene un impacto muy negativo en la naturaleza  y nos lleva todo recto a catástrofes inevitables. Formamos parte de los raros seres vivos quienes destruyen su propio hábitat. Y por esta razón, numerosas especies desaparecen con el riesgo en un cierto plazo de causar nuestra propia destrucción.

Si los derechos de los animales son cada día más reconocidos en el mundo, en particular en los países anglosajones (Inglaterra, Estados Unidos) como en España, la ley francesa acaba de reconocer los animales no solo como bienes muebles sino como “seres vivos dotados de sensibilidad” (ley del 16 de febrero 2015 – Código civil articulo 515-14).  Esa evolución de estatuto , me ha dado ganas de fotografiar los animales como humanos para que nos hablen en forma directa y nos lleven a  meditar sobre la relación que existe entre el humano y la naturaleza, sobre como podríamos vivir en armonía y así evitar nuestra autodestrucción.

Los animales fueron fotografiados en zoos o en libertad. Los zoos y las reservas desempeñan un papel importante en la protección de los animales a punto de extinguirse. Como ejemplos, los buitres están en regresión en casi todas partes , en 2010, 14 especies sobre 23 ( o sea 61% de los especies de buitres) están en peligro de extinción. El numero de bonobos habría disminuido en un 50% al largo de los últimos 20 años. Los elefantes podrían extinguirse dentro de 20 años. El rinoceronte blanco ya es una especie casi extinta.

Las fotos están sacadas como lo hubiera hecho para humanos en estudio. Los retratos seleccionados son los que me llevan al ser humano por una mirada, una expresión o una postura. Son principalmente animales en peligro de extinción. El negro me permite aislar la belleza de los animales y admirarles antes que desaparezcan.

 

contenidos © Roveratocreado en Bluekea